domingo, 18 de septiembre de 2011

Pizza de espinacas y queso de cabra a la piedra



Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana, la Pizza.
Y ha sido la ocasión perfecta para probar la piedra de mi nuevo horno de sobremesa, perfecta para hornear pizzas. La piedra se calienta en el horno antes de colocar la pizza directamente sobre ella, y ahí radica la mayor dificultad, traspasar la pizza a la piedra ya caliente. Tras varios intentos, he descubierto la mejor forma, estirar y preparar la pizza sobre un plato de madera cubierto con harina.
En cuanto al sabor de la pizza he elegido mi favorita, espinacas con queso de cabra. Para la de la fotografía puse las espinacas después de hornearla, y no me ha convencido, es mejor hornear las espinacas con el resto de ingredientes.

Ingredientes:
Una bola de masa de pizza de 200 g. Ver receta.
4 cucharadas de salsa de tomate. Ver receta.
200 g de hojas de espinacas frescas.
2 rodajas de rulo de queso de cabra.

Preparación:
Sacar la masa del frigorífico una hora antes, o una hora y media si la masa está descongelada.
Precalentar el horno a 230ºC, calor arriba y abajo, con la piedra dentro.
Cubrir con harina un plato de madera y colocar encima la bola de masa.
Con el rodillo estirar la masa, hasta que quede con el grosor deseado.
Saltear  las espinacas en una sartén con un poco de aceite hasta que reduzcan el tamaño.
Cubrir la masa con la salsa de tomate, el queso desmenuzado y las espinacas.
Sacar con mucho cuidado la piedra del horno y traspasar la pizza del plato de madera a la piedra, al llevar la capa de harina se desliza perfectamente.
Hornear entre 12-15 minutos.

La pizza sobre el plato de madera




La pizza sobre la piedra

Masa de pizza

Esta receta es de Fabián Martín, de su libro Las mejores pizzas del mundo, ya probé su receta de foaccia y  me encantó, así que me he animado con ella.
Se supone que hay que amasar a mano, pero yo he utilizado la panificadora, y ha salido buenísima, igual algún día pruebo a amasar a mano.
Es perfecta para congelar en raciones de 200 g, cantidad justa para una pizza individual.

Ingredientes:
1 k de harina de fuerza.
500 ml de agua mineral fría.
20 g de levadura de panadero seca (60 g si es fresca)
50 ml de aceite de oliva.
20 g de sal.

Preparación:
Mezclar la harina y el agua.
Añadir el agua.
Amasar 6 minutos.
Añadir la sal.
Amasar 6 minutos.
Añadir el aceite.
Amasar 6 minutos.
La masa debe quedar lisa y ligada, si no es así añadir 50 ml de agua y amasar hasta que ligue bien.
Dejar reposar la masa 24 horas en el frigorífico.
Sacar la masa del frigorífico 1 hora antes de preparar la pizza.






Salsa de tomate



Ingredientes:
1 k de tomates maduros.
3 cebollas o 3 puerros.
2 dientes de ajo.
3 cucharadas de aceite de oliva.
2 cucharadas de caldo de verduras concentrado.
10 g de azúcar.
20 g de concentrado de tomate.
Albahaca fresca.

Preparación:
En una sartén grande poner el aceite y sofreír a fuego medio la cebolla y los ajos picados.
Escaldar los tomates en agua hirviendo durante 30 segundos e inmediatamente enfriarlos en agua fría.
Pelar los tomates y partirlos en cuartos.
Añadir a la sartén los tomates, el concentrado de verdura, el azúcar y la albahaca picada.
Cocer a fuego medio durante 30 minutos, removiendo frecuentemente para que no se pegue.
Añadir el concentrado de tomate en los últimos 5 minutos.
Batir con la batidora eléctrica.


domingo, 24 de julio de 2011

Trifle de cookies con frutas del bosque



Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de julio nos invita a preparar un postre clásico británico: trifle.

Me ha gustado mucho la propuesta por su sencillez y por la variedad de ingredientes que pueden utilizarse.

Básicamente consiste en superponer en capas tres tipos de ingredientes: natillas, bizcocho o galletas y fruta.

Para mi propuesta he utilizado lo que tenía a mano, unas galletas cookies con trocitos de chocolate y frutas del bosque congeladas. Las natillas las hice en un momento en el microondas.

Ingredientes:
Galletas cookies de chocolate. Ver receta.
Natillas caseras. Ver receta.
Frutas del bosque congeladas o cualquier otra fruta.

Preparación:
Deshacer la galleta.
Poner en una copa o vaso una primera capa de galleta triturada, una capa de natillas, las frutas, otra capa de galleta y finalmente otra capa de natillas.

¡y a disfrutar del trifle!

jueves, 21 de julio de 2011

Cuajada de chocolate ligera.




Para quitarse el mono de chocolate sin consumir muchas calorias.

Ingredientes:
1/2 litro de leche desnatada.
1 sobre de cuajada Royal
5 ml de edulcorante liquido.
2 cucharadas de chocolate en polvo sin azúcar
1/2 cuharadita de café soluble.
1 pizca de sal.
1 pizca de nuez moscada (recién molida a ser posible)

Preparación:
Reservar un poco de leche en un vaso y poner el resto en un cazo.
Añadir al cazo el resto de ingredientes salvo la cuajada y calentar.
Batir con un avarilla hasta que se disuelva muy bien el cacao.
Cuando la leche comience a hervir retirar el cazo del fuego.
Verter el sobre de cuajada en el vaso de leche y disolverla procurando que no queden grumos.
Verter la cuajada en el cazo y batir.
Volver a poner el cazo al fuego y retirar cuando comience a hervir de nuevo.
Verter el preparado en recipientes individuales a través de un colador, por si ha quedado algún grumo.
Reposar 10 minutos y guardar en el frigorífico unas 4 horas.



lunes, 18 de julio de 2011

Arroz y verduras con bacalao




Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española, la paella, por primera vez una propuesta de Whole Kitchen que no necesita presentación.
Mi elección ha sido mi plato favorito, arroz y verduras, o arroz y pava como se llama en Murcia a la coliflor. Y no digo paella sino arroz porque es así como se le suele denominar en Murcia a la paella.
A este arroz se le pueden poner todas las verduras que tengamos a mano, pero son imprescindibles la coliflor y los ajos tiernos. Para completar se le puede añadir bacalao o boquerones.


Ingredientes para 6 raciones:
400 g de arroz.
4 alcachofas.
2 manojos de ajos tiernos.
1 pimiento rojo.
200 g de judias verdes.
2 tomates maduros.
1/2 coliflor.
200 g de guisantes.
3 patatas medianas.
400 g de bacalao desmigado.
Aceite de oliva.
Sal.
1 ñora.
Unas hebras de azafran.


Preparación:

Desalar el bacalao y desmenuzarlo.
Limpiar las alcachofas: cortas las puntas y las hojas hasta quedarnos con el corazón y las hojas tiernas y claras. Cortarlas en 2 trozos y reservarlas en agua con zumo de limón o con perejil para que no se oxiden.
Limpiar los ajos tiernos: pelar la primera capa y cortar la parte dura del tallo.
Lavar el pimiento, las judias verdes y la coliflor; cortar el pimiento en tiras gruesas, quitar las puntas y cortar por la mitad las judias, partir la coliflor en tallitos.
Sofreir la verdura en una sarten con aceite y reservar.
Pelar y rallar el tomate; sofreirlo a fuego lento.
Dorar la ñora y triturarla con un poco de agua.
Pelar la patata y partirla en trozos como si fuera para tortilla, sazonar y freir en un poco aceite.
Ya tenemos todos los ingredientes preparados para comenzar con la paella:
Poner en una paellera o sartén grande el tomate y sofreir un poco el arroz.
Añadir el agua o caldo, hasta aproximadamente la mitad de la paellera; poner el fuego a máxima potencia.
Añadir las verduras, la ñora y las hebras de azafran.
Probar y rectificar la sal si es necesario.
Cocer durante 16 minutos, los 10 primeros minutos a fuego alto y los siguientes a fuego medio. Si se utiliza arroz bomba cocer 18 minutos.
En los 5 últimos minutos añadir la patata y el bacalao.
Si es necesario añadir agua, echarla siempre caliente, primero en el centro y después en los laterales.
Dejar reposar (sin tapar) durante 3 minutos (4 si utilizamos arroz bomba)
Antes de servir, remover el arroz por si algún grano de arroz no se ha cocido, que se mezcle con los demas y termine de cocerse.


Si el agua de la zona es muy dura es mejor utilizar agua mineral.

En teoría la cantidad de agua a es el doble del volumen del arroz, pero dependerá del tamaño de la paellera.

sábado, 25 de junio de 2011

Pavlova con cerezas


Whole Kitchen en su propuesta dulce del mes de junio nos invita a preparar un clásico de la respostería: la Pavlova.
Es un postre más sencillo de preparar de lo que parece, requiere mucho tiempo de horneado pero poco de preparación, y con ingredientes muy sencillos: huevos, azúcar, vinagre y maicena.
Consiste en hacer un merengue, hornearlo y acompañarlo de alguna crema y de fruta.
Yo he elegido unas natillas caseras, aunque la receta original es con chantilli (nata montada con vainilla) y de fruta, cerezas, pero puede usarse cualquier fruta o una mezcla de ellas.
Las natillas las he hecho con las yemas que sobran, aquí podeis ver mi receta de Natillas en microondas.

Y vamos ya con la Pavlova:

Ingredientes:
3 claras (120 g)
4 g de maicena.
80 g de azúcar molido.
7,5 ml de vinagre.
5 ml de esencia de vainilla.
Natillas.
Cerezas.

Preparación:
Precalentar el horno a 175ºC, calor arriba y abajo.
Mezclar el azúcar con la maicena.
Forrar una bandeja de horno con papel.
Montar las claras durante aproximadamente 5 minutos.
Cuando estén a punto de nieve, añadir con mucho cuidado, la mezcla de azúcar y maicena y batir otros 5 minutos.
Añadir el vinagre y la esencia de vainilla, mezclando de forma envolvente.
Con una cuchara, o mejor con una manga pastelera, poner el merengue en la bandeja de horno, en la forma que más nos guste, con un grosor de 2 cm.
Hornear durante 15 minutos, al cabo de los cuales ya tiene un color crema, entonces reducir la temperatura hasta los 100ºC y hornear una hora y media.
Pasado este tiempo, abrir la puerta del horno un poco para que se enfríe poco a poco.
Una vez frío el merengue, colocarlo en un plato, y servir con natillas y cerezas deshuesadas.





Natillas en microondas



Esta es una forma muy rápida de hacer natillas, y es la mejor forma de olvidarse de los grumos o de que la leche se pegue al cazo.
Con la misma receta puede elaborarse crema pastelera, aumentando la cantidad de maicena (20 g).
Es importante que las natillas no lleguen a hervir, porque se cortarían.

 

Ingredientes:

½ litro de leche entera.
3 yemas de huevo.
1 palo de canela.
La piel de ½ limón.
12 g de maicena.
65 g de azúcar.
Canela en polvo para decorar.

Preparación:
Poner en un bol la leche, el palo de canela y la corteza de limón.
Calentar en el microondas 3 minutos a máxima potencia.
Dejar enfriar al menos 30 minutos, mientras infusionan la canela y el limón.



En otro bol mezclar el azúcar con la maicena.
Añadir las yemas y batir bien.
Para evitar los grumos es importante que quede todo bien integrado.


Enfriada la leche, retirar la canela y la corteza, añadir la mezcla anterior y batir muy bien.

Otra vez al microondas, 2 minutos a máxima potencia.
Sacar del micro y batir.



Al micro por última vez, 2 minutos a máxima potencia y batir muy bien.


 Antes de que se enfrien, verter en moldes individuales y rociar con canela en polvo.


sábado, 18 de junio de 2011

Pastela Moruna


Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de junio nos invita a preparar un clásico de la cocina marroquí, Pastela Moruna. Es un pastel hecho con pasta filo y relleno con carne de pollo, pichón o paloma, a la que se añade cebolla, huevo, especias y frutos secos, para terminarla se espolvorea azúcar glas y canela, lo que le da una mezcla dulce salado que a mí personalmente me encanta.
No he encontrado pasta filo, así que he utilizado pasta brick, no sé exactamente qué diferencia hay entre la una y la otra, creo que se pueden utilizar indistintamente.
He preparado la receta propuesta por Whole Kitchen, con alguna variación como añadir dátiles o un poco de vino dulce.

Ingredientes:
10 hojas redondas de pasta brick.
½ pollo troceado.
250 ml de agua.
2 cucharadas de aceite de oliva.
1 cebolla.
2 dientes de ajo.
30 g de piñones.
100 g de dátiles.
100 ml de vino dulce.
1 cucharadita de comino molido.
1 cucharadita de jengibre molido.
1 cucharadita de semillas de cilantro molidas.
1 cucharadita de nuez moscada.
1 cucharadita de pimentón dulce.
2 cucharaditas de canela molida.
1 pizca de sal y de pimienta blanca.
25 g de mantequilla.

Preparación:
Cocer en olla rápida el pollo con el agua y el caldo de verdura, 3 minutos con 2 anillos más tiempo de reposo. Dejar reducir el caldo con la olla destapada y mientras desmenuzar el pollo.
En una sartén dorar los piñones y reservarlos.
Pelar y picar la cebolla y los ajos, rehogar unos minutos en una sartén con el aceite.
Añadir el pollo y el vino, y cuando el vino se haya reducido añadir un poco de caldo, los piñones, los dátiles, los huevos y las especias.
Mezclar bien todos los ingredientes y cocer unos 5 minutos.
El relleno ya está listo, para formar la pastela derretir la mantequilla en el microondas, pintar un molde redondo con ella, poner 6 láminas de pasta brick en la base del molde, en forma de abanico (la mitad de cada lámina debe quedar fuera del molde), unir cada lámina con un poco de mantequilla. Poner 2 láminas más bien centradas y poner el relleno. Ir cerrando la pastela con cada una de las láminas de la base y cerrarla con las 2 últimas láminas, remetiéndolas bien por abajo.
Pincelar la superficie con mantequilla.
Hornear con calor arriba y abajo a 220ºC durante 12-15 minutos.
Enfriar sobre una rejilla y espolvorear con azúcar glass y canela molida.
Servir templada. Este es el resultado:


Si sobra relleno pueden hacerse uno rollitos, cortar las láminas en cuatro trozos, poner un poco de relleno en cada trozo y enrollar dolando los extremos hacia abajo.


miércoles, 18 de mayo de 2011

Brochetas de Pollo Tikka Masala



Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de mayo nos invita a preparar un clásico de la cocina asiática, Tikka masala. Y de nuevo me han vuelto a sorprender con un plato que no conocía. Se trata de un plato indio más conocido fuera de la India que en ella, lo más probable es que la realizaran por primera vez los cocineros de Bangladesh que inmigraron a Gran Bretaña en los años 70 del siglo pasado.

Hay diversas versiones de la receta, y después de echar un vistazo por la red, he cocinado el pollo tikka masala basándome en las recetas del programa de televisión Robin Food, atracón a mano armada y del precioso y colorido blog La mambalina.

Masala o Massala significa mezcla de especias, y Garam Masala es una mezcla de especias no demasiado picante que en su versión más tradicional incluye canela, clavo, nuez moscada, pimienta negra y cardamomo. Es imprescindible para la pasta tikka masala, yo lo encontré en un puesto de especias de la plaza de abastos.
El pollo tikka es un plato de la cocina asiática elaborado con piezas de carne de pollo en el horno que previamente han sido marinadas en especias y yogur. Si el pollo tikka se marina también con salsa masala, entonces se trata de un pollo tikka masala.
Y esta es mi propuesta:

Ingredientes:
2 pechugas de pollo en tacos.
125 ml de yogur natural.
250 ml de leche de coco.
2 cebollas en tiras finas.
400 g de tomate triturado.
1 cucharada de miel.
Aceite de oliva y mantequilla.
Sal y pimienta.


Para la pasta tikka masala:
1 cucharadita de comino.
1 cucharadita de semillas de cilantro.
3 clavos de olor.
2 guindillas o cayena.
1 pizca de pimentón dulce.
2 cucharadas de garam masala.
1 cucharada de coco rallado.
1 pizca de sal.
1 cucharada de avellanas tostadas.
3 dientes de ajo.
1 trozo de jengibre fresco pelado.
2 cucharadas de aceite de oliva.
2 cucharadas de tomate concentrado.
1 pizca de hojas de perejil.


Salvo el pollo, el yogur y el garam masala, el resto de ingredientes no son imprescindibles, pueden perfectamente sustituirse por otros similares, por ejemplo la leche de coco puede sustituirse con yogur, nata o leche evaporada.


Preparación:
Para elaborar la pasta tikka masala, tostar ligeramente en una sartén el comino, el cilantro y los clavos y moler en la picadora o el mortero junto con el resto de ingredientes no húmedos (guindillas, pimentón, garan masala, coco, sal y avellanas). Finalmente añadir los ingredientes húmedos (ajo, jengibre, aceite, tomate y perejil) y terminar de moler.
En un bol grande mezclar el yogur, la leche de coco y la pasta tikka masala. Añadir las pechugas salpimentadas, mezclar bien y dejar macerar dentro del frigorífico al menos 4 horas, mejor si son 12.
En una sartén grande poner un poco de aceite de oliva y rehogar la cebolla 5 minutos. Añadir el tomate triturado,  la miel y el pollo con su macerado.
Cocer 20 minutos o hasta que la salsa reduzca a la mitad y hornear otros 20 minutos a 220º.
El pollo tikka masala está listo, puede servirse así en su salsa, acompañado de arroz y con un poco de yogur natural.
O bien pueden formarse unas brochetas, pincelarlas con mantequilla derretida y hornearlas 10 minutos más sólo con el grill.
Y el complemento perfecto, sobre todo si os pasáis con la guindilla, una cerveza india, una Tiger bien fresquita.

lunes, 25 de abril de 2011

Bavaresa de chocolate blanco



Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de abril nos invita a preparar Bavarois, Bávaresa o Crema Bávara.
Para el reto de este mes he consultado el libro Guía Completa de las Técnicas de Cocina de la famosa escuela de cocina francesa Le Cordon Bleu, y he elaborado una bávaresa según su receta, añadiendo chocolate blanco.
La crema bávara es un típico postre frances (aunque parece que los primeros que la elaboraron fueron los suizos), elaborado con una crema inglesa o natillas cuajadas con gelatina y aligeradas con nata.


Ingredientes:
1/2 litro de leche entera.
5 yemas de huevo.
65 g de azucar.
200 g de chocolate blanco.
15 g de gelatina neutra en polvo.
3 cucharadas de Cointreau.
225 ml de nata para montar.
Cacao en polvo para decorar.


Preparación:
En un bol mezclar las yemas con el azúcar.
Poner en un cazo a fuego medio la leche y el chocolate troceado, remover hasta que se disuelva el chocolate y cuando comienze a herbir retirar del fuego
Añadir añadir poco a poco la yemas, batir bien y volver a poner a fuego lento.
Remover con una cuchara de madera hasta que espese, las natillas estaran listas cuando al pasar un dedo por el dorso de la cuchara quede un surco.
Disolver la gelatina en 4 cucharadas de agua fría y dejar reposar 5 minutos. Calentar al baño María hasta que el líquido esté limpiio y añadir el Cointreau.
Añadir la gelatina a la crema y mezclar bien.
Dejar enfriar la crema removiendo de vez en cuando y cuando comience a cuajar añadir la nata ligeramente batida.
Verter la crema en un molde previamente enjuagado en agua fría (para que sea más fácil desmoldar)
Puede utilizarse cualquier molde, yo he utilizado los típicos para la bávaresa en tamaño individual.
Enfriar 4 horas en el frigorifico. Para servirla volcar en un plato y espolvorear con chocolate en polvo.

lunes, 18 de abril de 2011

Focaccia con cebolla y queso







Whole Kitchen, en su propuesta salada para el mes de abril nos invita a preparar Focaccia, y he de reconocer que hasta que leí la propuesta no había oido hablar de este pan. Por si alguien tiene curiosidad, en italiano se pronuncia así.
La focaccia es, como la pizza, un pan plano cubierto por diversos ingredientes, pero a dierencia de la famosa pizza, es más gruesa, se aliña con aceite de oliva, hierbas aromáticas y sal gruesa y suele llevar menos ingredientes que la pizza.
Para preparar la masa he utilizado la receta de Fabián Martín, de su libro Las mejores pizzas del mundo, pero no he amasado a mano, como indica Fabián, sino que he utilizado la panificadora en su programa de amasado (es que amasar a mano durante 16 minutos ¡es mucho amasar!)
La receta de pizza de Fabián sólo se diferencia de la focaccia en que para la pizza se utiliza agua fría y la masa se deja reposar 24 horas en la nevera.

Ingredientes:
500 g de harina de fuerza.
250 ml de agua tibia (entre 16 y 20ºC)
10 g de levadura de panadero deshidratada (puede susutituirse por 30 g de levadura fresca disuelta en un poco de agua)
25 ml de aceite de oliva y un poco más para pintar la masa.
10 g de sal.
2 cebollas medianas.
Queso emmental rallado.
Oregano.

Preparación:
Mezclar la harina y la levadura en un bol o en la cubeta de la panificadora.
Añadir el agua y amasar durante 6 minutos con las manos, la panificadora o una amasadora.
Agregar la sal y amasar 6 minutos más.
Añadir el aceite y volver a amasar 6 minutos. Si al final del proceso la masa no queda bien lisa y ligada, añadir 25 ml de agua más.
Estirar la masa hasta que quede con un grosor de 1 cm, colocarla en una bandeja, taparla con film y dejar reposar 1 hora o hasta que doble su tamaño.
Mientras la masa reposa, partir la cebolla en juliana y rehogarla con un poco de aceite de oliva.
Pintar la masa con un pincel untado en aceite de oliva, presionar con los dedos para hacer agujeros, añadir la cebolla, el queso y el oregano.
Hornear a 180º C durante 25 minutos.
Recomiendo acompañarla con una ensalada de hojas variadas aliñada con aceite de oliva, sal y vinagre balsamico de Módena.

jueves, 31 de marzo de 2011

Surtido de financieros



Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la gastronomia francesa, Financier.


Los financiers son una especie de magdalena de origen frances, parece que las primeras que los cocinaron fueron las monjas de la orden de la Visitación, por lo que también se les conoce como Visitandines. Las monjas los hacían ovalados, pero cuando los suizos hicieron su propia versión en forma de lingote pasaron a llamarse financieros.En Internet he encontrado diversas recetas (recomiendo este video del programa de cocina Robin Food, atracón a mano armada, en el que David de Jorge y Martin Berasategui preparan un financiero), pero finalmente me he decidido por la receta de La cocina dulce de Paco Torreblanca, estupendo libro de reposteria para no profesionales.
Sus ingredientes básicos son harina, almendra molida, mantequilla, azúcar glas y clara de huevo; las cantidades varían algo de unas recetas a otras, pero siempre estos mismos ingredientes, a los que pueden añadirse otros ingredientes y aromatizar los financieros con distintos sabores (chocolate, queso, frutas, cítricos, licores, etc)
Puede utilizarse cualquier molde individual, peferiblemente de silicona, redondo o alargado. Aquí podeis ver un molde especial para financieros. Yo he utilizado moldes para magdalenas pequeñas y un molde para bombones.
Es una buena receta para aprovechar las claras de otras recetas en las que sólo se utilizan las yemas (las claras pueden congelarse a la espera de ser utilizadas) También puede utilizarse la clara pasteurizada que venden en Mercadona.


Ingredientes:
90 g de harina floja o de reposteria.
120 g de mantequilla.
200 g de azúcar.
80 g de almendra en polvo.
200 g de claras de huevo.
Una pizca de sal Maldón.
4 g de levadura en polvo.

100 g de requesón.
75 ml de nata y 75 g de chocolate negro.
75 ml de nata y 75 g de chocolate blanco.
30 g de coco rallado.


Preparación:
Batirl las claras ligeramente hasta que queden homogeneas y reservarlas en un lugar cálido para que se templen.
Poner la mantequilla a fuego lento durante aproximadamente 15 minutos, así se evaporará parte del agua que lleva y adquirirá un color dorado y un aroma a avellana.
Poner el resto de ingredientes (almendra, azúcar, harina, sal y levadura.) en un bol y mezclar.
Poner el chocolate negro y 75 ml de nata en un recipiente para el microondas, calentar unos segundos a baja potencia y remover, si es necesario volver a calentar otros segundos hasta que el chocolate se derrita y se mezcle bien con la nata. Hacer lo mismo con el chocolate blanco.
Cuando la clara y la mantequilla estén templadas (aproximadamente a 30ºC), añadirlas poco a poco al bol, mezclando con una espatula y con movimientos envolventes.
Ya esta  lista la masa base, ahora se divide en cuatro partes iguales, y se añade a una parte el coco, a otra el requesón, a otra el chocolate blanco y a otra el chocolate negro.
Dejar reposar la masa al menos una hora.
Engrasar los moldes elegidos (no es necesario si son de silicona) y rellenarlos.
Hornear a 180ºC durante 15-20 minutos aproximadamente, hasta que queden dorados por las esquinas.

domingo, 27 de marzo de 2011

Galletas cookies de chocolate


Estas galletas estan tan buenas y son tan sencillas de hacer que no me ha quedado más remedio que retomar el blog tras una larga pausa.
La receta la encontré en la Web de Canal Cocina. La primera galleta con trocitos de chocolate parece que la cocinó por primera vez Ruth Wakefield en 1937 (podeis saber más sobre su historia aquí o en la Wiki), la receta original la podeis encontrar aquí, ésta no es exactamente igual, pues lleva avena en vez de nueces y algo más de azúcar. 

Ingredientes:
2 huevos.
230 g de mantequilla.
200 g de azúcar.
220 g de azúcar moreno.
300 g de harina.
215 g de copos de avena.
1/2 cucharadita de sal (2 g)
1 cucharadita de levadura en polvo (4 g)
1 cucharadita de bicarbonato sódico (4 g)
340 g de perlas de chocolate.
112 g de chocolate puro.
1 cucharadita de extracto de vainilla.

Antes de amasar, pesar y preparar todos los ingredientes.
Preparación:
Ablandar la mantequilla, para ello sacarla del frigorifico una hora antes y cortarla en dados o rallarla; si no es suficiente puede ablandarse en el microondas a temperatura baja durante unos segundos.
Sobre un plato tamizar la harina junto con la sal, la levadura y el bicarbonato.
Con una picadora pulverizar los copos de avena y el chocolate puro.
Una vez que tenemos a mano todos los ingredientes ya pesados, comenzamos con la masa.
Poner en un bol grande la mantequilla y los azúcares, batir con una varilla manual hasta obtener consistencia de crema.
Añadir uno a uno los huevos y la esencia de vainilla mientras se sigue batiendo.
Añadir la harina y el resto de ingredientes tamizados, poco a poco y mezclando con la varilla primero, y con una mano después.
Por último añadir la avena pulverizada, las perlas de chocolate y el chocolate picado y mezclarlo todo muy bien con la mano.

La masa ya está lista, el siguiente paso es formar bolas con las manos, puede hacerse inmediatamente o bien dejar la masa reposar un tiempo en el frigorífico, así se consigue que la masa esté más dura y sea más fácil formar las bolas. Mejor si se deja reposar toda la noche.
Procurar que las bolas sean todas del mismo tamaño, aproximadamente de 3 cm de diámetro, para ello pueden cogerse porciones de masa con una cuchara pequeña.
Las bolas se colocan en una bandeja para horno con una separación de al menos 5 cm, al hornearse se aplastarán, formándose las galletas.
No es necesario untar la bandeja con grasa, pero si se pone papel para hornear no se manchará la bandeja.
Hornear con el horno precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, durante 10-15 minutos. Cuanto más tiempo se horneen, más crujientes quedan. A mí me gustan más blanditas, para lo que basta con 12 minutos de horneado, lógicamente también dependerá del horno.
Cuando se saquen del horno dejar enfriar 1 minuto y pasar a una rejilla para que se enfríen bien. Si se tocan inmediatamente después de sacarlas del horno, se rompen.

Con estas cantidades salen aproximadamente 80 galletas, muchas, pero son perfectas para regalar.
Otra opción es congelar la masa (después de formar las bolas, colocarlas en una bandeja o plato, cubrirlas con film y al congelador, una vez congeladas guardarlas en una bolsa para congelar o un tapex) Pueden hornearse recién salidas del congelador.
Como veis son relativamente fáciles de preparar, y es divertido amasar con la mano y formar las bolas, los niños pueden ayudar.
En cuanto a los ingredientes, son fáciles de encontrar. Los copos de avena suelen estar junto a los cereales para el desayuno, las gotas de chocolate las adquirí en Makro, pero también hay en Mercadona. Si no las encontrais podeis picar en trocitos una tableta de chocolate, no lo he probado, pero supongo que quedará bien. La esencia de vainilla no es imprescindible, yo utilizo una casera, la receta la podeis encontrar
aquí.

Coste de los ingredientes 4,08 €. Si salen 80 galletas, cada galleta sale a 5 céntimos, aunque habría que sumar el consumo de energía del horno, que no es nada despreciable (huevos 0,26 €, azúcar blanca 0,18 €, azúcar moreno 0,37 €, harina 0,11 €, avena 0,56 €, perlas de chocolate 1,70 €, chocolate 0,90 €)