domingo, 18 de septiembre de 2011

Pizza de espinacas y queso de cabra a la piedra



Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana, la Pizza.
Y ha sido la ocasión perfecta para probar la piedra de mi nuevo horno de sobremesa, perfecta para hornear pizzas. La piedra se calienta en el horno antes de colocar la pizza directamente sobre ella, y ahí radica la mayor dificultad, traspasar la pizza a la piedra ya caliente. Tras varios intentos, he descubierto la mejor forma, estirar y preparar la pizza sobre un plato de madera cubierto con harina.
En cuanto al sabor de la pizza he elegido mi favorita, espinacas con queso de cabra. Para la de la fotografía puse las espinacas después de hornearla, y no me ha convencido, es mejor hornear las espinacas con el resto de ingredientes.

Ingredientes:
Una bola de masa de pizza de 200 g. Ver receta.
4 cucharadas de salsa de tomate. Ver receta.
200 g de hojas de espinacas frescas.
2 rodajas de rulo de queso de cabra.

Preparación:
Sacar la masa del frigorífico una hora antes, o una hora y media si la masa está descongelada.
Precalentar el horno a 230ºC, calor arriba y abajo, con la piedra dentro.
Cubrir con harina un plato de madera y colocar encima la bola de masa.
Con el rodillo estirar la masa, hasta que quede con el grosor deseado.
Saltear  las espinacas en una sartén con un poco de aceite hasta que reduzcan el tamaño.
Cubrir la masa con la salsa de tomate, el queso desmenuzado y las espinacas.
Sacar con mucho cuidado la piedra del horno y traspasar la pizza del plato de madera a la piedra, al llevar la capa de harina se desliza perfectamente.
Hornear entre 12-15 minutos.

La pizza sobre el plato de madera




La pizza sobre la piedra

Masa de pizza

Esta receta es de Fabián Martín, de su libro Las mejores pizzas del mundo, ya probé su receta de foaccia y  me encantó, así que me he animado con ella.
Se supone que hay que amasar a mano, pero yo he utilizado la panificadora, y ha salido buenísima, igual algún día pruebo a amasar a mano.
Es perfecta para congelar en raciones de 200 g, cantidad justa para una pizza individual.

Ingredientes:
1 k de harina de fuerza.
500 ml de agua mineral fría.
20 g de levadura de panadero seca (60 g si es fresca)
50 ml de aceite de oliva.
20 g de sal.

Preparación:
Mezclar la harina y el agua.
Añadir el agua.
Amasar 6 minutos.
Añadir la sal.
Amasar 6 minutos.
Añadir el aceite.
Amasar 6 minutos.
La masa debe quedar lisa y ligada, si no es así añadir 50 ml de agua y amasar hasta que ligue bien.
Dejar reposar la masa 24 horas en el frigorífico.
Sacar la masa del frigorífico 1 hora antes de preparar la pizza.






Salsa de tomate



Ingredientes:
1 k de tomates maduros.
3 cebollas o 3 puerros.
2 dientes de ajo.
3 cucharadas de aceite de oliva.
2 cucharadas de caldo de verduras concentrado.
10 g de azúcar.
20 g de concentrado de tomate.
Albahaca fresca.

Preparación:
En una sartén grande poner el aceite y sofreír a fuego medio la cebolla y los ajos picados.
Escaldar los tomates en agua hirviendo durante 30 segundos e inmediatamente enfriarlos en agua fría.
Pelar los tomates y partirlos en cuartos.
Añadir a la sartén los tomates, el concentrado de verdura, el azúcar y la albahaca picada.
Cocer a fuego medio durante 30 minutos, removiendo frecuentemente para que no se pegue.
Añadir el concentrado de tomate en los últimos 5 minutos.
Batir con la batidora eléctrica.