sábado, 12 de diciembre de 2009

Ensalada de canonigos y lentejas






Ensalada: una buena forma de tomar legumbres en cuando el calor aprieta. Hace unos meses encontré una buena idea en Gastronomía y Cía, Buscando recetas para llevar al trabajo. La he modificado algo, y éste es el resultado. 


Ingredientes:
Canónigos.
Tomatitos.
1 bote pequeño de lentejas cocidas.
1 lata de atún al natural (sin aceite)
1 zahanoria en cuadraditos.
1/2 cebolla tierna en cuadraditos.

Ingredientes del aliño:
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
3 cucharadas de vinagre balsámico de manzana.
Oregano.
Ajo en polvo.


Preparación:
Verter los canonigos en un bol sin quitarles raiz.
Mezclar en un bol los tomatitos partidos por la mitad, la cebolla, la zanahoria, las lentajas enjuagadas y escurridas y el atún escurrido.
Justo antes de servir añadir los canonigos y el aliño, removiendo hasta que se mezcle todo.


Otras Opciones:
Añadir aceitunas negras.
Añadir un huevo duro, la clara en trocitos y la yema mezclada con el aliño.
Sustituir el vinagre por zumo de limón.
Añadir boquerones en vinagre.

 

lunes, 20 de julio de 2009

Caldo de Verduras Concentrado


 Imgredientes:
- 2 zanahorias.
- 1 nabo.
- 1 chiribía.
- 2 ramas de apio.
- 2 puerros.
- 1 cebolla.
- 150 gr. de sal gorda.
- 3 cucharadas soperas de aceite de oliva.
- 2 dientes de ajo.
- ½ pimiento verde.
- 1 vaso de agua.

Preparación:
Pelar y limpiar las verduras, cortarlas a trozos y ponerlas junto con el resto de ingredientes en una olla.
Cocer durante media hora a fuego medio, triturar y pasar por el chino.
Guardarlo en un frasco y una vez frío refrigerar.

Una cucharada de este concentrado sustituye a una pastilla de caldo de verdura.
He encontrado recetas similares en varios foros y blogs, ésta es de Recetario Canecositas. La receta original lleva 200 gr. de sal, pero la he reducido, pues no suelo cocinar muy salado.
Debido a la gran cantidad de sal que lleva se conserva durante meses en la nevera.


domingo, 7 de junio de 2009

Flan de Espinacas


Ingredientes para 4 flanes:
- 150 gr. de espinacas.
- 20 gr. de piñones.
- 4 cucharadas de queso parmesano rallado.
- 2 claras de huevo.
- 25 gr. de mantequilla.


Elaboración:
Lavar las espinacas, escurrirlas y colocarlas en la olla a presión con el cestillo para cocinar al vapor y 2 vasos de agua. Cerrar la olla, calentar a fuego alto y cuando la olla empiece a silbar, bajar el fuego y dejar cocer 3 minutos.
Dejar salir todo el vapor de la olla, abrirla, escurrir y picar las espinacas.
Batir las claras a punto de nieve. Añadir el queso y las espinacas, mezclando con movimientos envolventes, para que las claras no se bajen.
Untar con mantequilla cuatro moldes individuales y distribuir la mezcla. Tapar con papel de aluminio para que no entre vapor de agua.
Colocar los moldes sobre el cestillo de la olla, cerrarla, calentar a fuego alto y cuando comience a silbar bajarlo. Cocer 4 minutos.
Dejar salir el vapor de la olla y reposar los flanes fuera de la olla.
Desmoldar los flanes y decorar con los piñones salteados en mantequilla.

Observaciones:
Receta del libro Locos por la olla a presión, de Laura y Marguerita Landra, editorial De Vecci.
En la receta original, se añade sal a las claras, pero dada la gran cantidad de queso que llevan, quedan demasiado salados, por ese motivo he quitado la sal como ingrediente. Para que queden más suaves quizá habría que reducir el queso a 3 cucharadas.

sábado, 30 de mayo de 2009

Máquina de Magdalenas

Estoy suscrita al boletin de ofertas de Lidl, me envian por correo sus ofertas. Cuando ví las ofertas para el 21 de mayo me fijé en una maquina para hacer magdalenas por 14,99 €; inmediatamente recordé alguna experiencia frustada con las magdalenas, así que me apunté la cita en mi agenda. Me costó visitar los 3 lidl que hay en Murcia, pero finalmente la encontré.
Cuando la tuve en mis manos me decepcionó algo porque era muy pequeña, pero después de lo que mé había costado encontrarla, me la llevé.


Para probarla busqué recetas por internet, y me decidí por las Magdalenas anisadas de La cocina de Auro.
Menos mal que las hice con la mitad de los ingredientes, porque tuve que hacerlas en tres tandas. Las instrucciones de la maquina no decían si se debían usar papelillos de magdalenas, así que por si acaso sí los utilicé, aunque los huecos son tan pequeños que tuve que utilizar papelillos de trufas.
Me salierón 21 magdalenas. El tiempo de cocción para cada tanda fue de 20 minutos. Total 60 minutos más el tiempo de preparación. No me convenció, así que al día siguiente probé la misma receta en el horno.
El resultado fue definitivo: el horno es mucho más rápido y salen más esponjosas, así que os pongo los ingredientes y el modo de preparación en el horno:
INGREDIENTES: 2 huevos, 100 gr. de azúcar, 50 ml. de leche, 50 ml. de aceite de girasol, 20 ml. de licor de anis, ralladura de limón, 150 gr. de harina floja, 1/2 sobre de levadura. Para que subierán más decidí añadir 1/2 cucharadita de bicarbonato.


PREPARACIÓN: Precalentar el horno a 180º con el fuego de arriba y de abajo. Batir los huevos hasta que queden casi blancos. Añadir el azúcar hasta que se disuelva bien, seguir batiendo y añadir la leche, el aceite, el anis y la ralladura de limón. Añadir la harina tamizada junto con la levadura y el bicarbonato. Batir sólo lo necesario para que la masa quede homogénea, incluso no importa que quede algún grumito, porque en el horno desaparecerá. Colocar las capsulas de papel en flaneras individuales, rellenarlas con la masa hasta un poco más de la mitad, espolvorear con azúcar y meterlas en el horno, sólo con el fuego de abajo. Hornear de 25 a 30 minutos, sólo con el fuego de abajo.


Este es el resultado, las de la izquierda en el horno y las de la derecha con la máquina:





Decidí devolver la maquina. Pero no encontraba el ticket de compra, y cuando lo encontré se había pasado el plazo de devolución (un mes), así que la máquina aún está conmigo, al menos tengo que agradecerle que me haya animado a volver a intentarlo con las magdalenas.

jueves, 14 de mayo de 2009

Con Gusto en la Cocina

Me gusta cocinar.
Me gusta comer.
Dos buenos motivos para tener mi propio blog de cocina, a ver qué sale.