domingo, 19 de enero de 2014

Cómo ha pasado el tiempo, más de dos años sin escribir en el blog.

Y no es porque no haya cocinado en todo este tiempo, es que porque no puedo dedicarle al blog tanto tiempo como  me gustaría; pensando sobre ello me do cuenta de que lo que más me frena para publicar algo es no tener una fotografía adecuada. Y es que en la mayoría de blog sobre cocina hay fotos impresionantes, y no consiste en acabar de cocinar, disparar, y subir la foto, no, es mucho más complicado, sobre todo si no tienes ni idea de fotografía.

Me encantaría aprender a hacer estupendas fotografías para las entradas de mi blog, pero si tengo que elegir entre dedicar el poco tiempo libre que tengo a aprender fotografía o probar una nueva receta, me quedo con lo segundo, sin dudarlo; hay tantas recetas que me gustaría probar, debería hacer una lista.

En todo este tiempo he hecho muchas cositas que me gustaría compartir aquí, como el bizcocho de zanahoria, el de plátano, el de fécula de patata, o el roscón de reyes, y  cómo no, las magdalenas; casi todo repostería, y mira que intento hacer cosas nuevas saladas, pero me puede el dulce.

Ese es uno de los motivos por el que he comprado una olla de cocción lenta, animarme a cocinar más guisos y carnes. Un motivo como otro cualquiera para comprar un cacharro más para la cocina, que aún no sé dónde voy a guardar. Buscando información sobre estas ollas me he dado cuenta de que hay muy poco en español, así que voy a intentar hacer unas cuantas entradas sobre el tema.

Y eso es lo que voy a intentar hacer con el blog a partir de hoy, publicar las cosas que me interesan sobre cocina (y quizá sobre otros temas),  las recetas que suelo cocinar, lo que gustaría cocinar pero no hago por falta de tiempo, y cosas así. No voy a dejar de publicar algo por no tener una fotografía perfecta, y como prueba, en esta entrada no hay foto.